El lazo afectivo es el vínculo intenso que se desarrolla entre los padres y su bebé. Hace que los padres quieran colmar a su bebé de amor y afecto, protegerlo y estimularlo. Los lazos afectivos hacen que los padres se levanten en el medio de la noche para alimentar a su bebé hambriento y que le presten atención a la amplia gama de llantos del bebé.

Los científicos todavía están aprendiendo muchas cosas acerca de los lazos afectivos. Saben que los fuertes vínculos entre padres e hijos le brindan al bebé el primer modelo a seguir para entablar relaciones íntimas y fomentar una sensación de seguridad y autoestima positiva. Además, la receptividad de los padres ante las señales de un lactante puede afectar el desarrollo social y cognitivo del niño.

¿Por qué los lazos afectivos son importantes?

Los lazos afectivos son esenciales para un bebé. Estudios sobre monos recién nacidos a los que se les dio al momento de su nacimiento un maniquí que representaba una madre mostraron que, incluso cuando los maniquíes estaban hechos de material suave y les daban leche de fórmula a los monos bebés, los bebés socializaron mejor cuando tenían madres reales con las cuales interactuar. Los monos bebés que tenían a un maniquí como madre tenían más posibilidades de sufrir desesperación, así como también retraso del desarrollo. Los científicos sospechan que la falta de lazos afectivos en los bebés humanos puede causar problemas similares.

La mayoría de los lactantes están listos para establecer lazos afectivos inmediatamente. Por otro lado, los padres pueden tener una mezcla de sentimientos al respecto. Algunos padres sienten un vínculo intenso dentro de los primeros minutos o días posteriores al nacimiento de su bebé. A otros (especialmente si el bebé es adoptado o ha estado en cuidados intensivos), puede llevarles más tiempo.

Sin embargo, la creación de lazos afectivos es un proceso, no es algo que sucede en unos pocos minutos ni tampoco algo que debe estar limitado a ocurrir dentro de un período determinado después del nacimiento. Para muchos padres, los lazos afectivos son consecuencia de los cuidados diarios. Incluso, usted puede no saber que se están desarrollando hasta que contempla la primera sonrisa de su bebé y, de repente, se da cuenta que está colmado de amor y alegría.

Fuente: Kids health

Anuncios