Aunque pensemos que en un restaurante nuestros hijos no se portarán bien porque se levantarán constantemente de la mesa, se aburrirán y estarán muy inquietos, no tiene por qué ser así. Una salida en familia a comer en un restaurante puede ir bien si seguimos algunas recomendaciones. Más